lunes, mayo 23, 2011

La mejor pelea de la historia del hockey

Por, Alejandro Farffann
Nunca nos hemos destacado por hacer apología a la violencia, de hecho casi nunca mostramos material corrosivo para el alma, pero hay cosas que definitivamente valen la pena.
El hockey sobre el hielo norteamericano - NHL - por sus siglas en inglés, es un deporte espectacular por el simple hecho de ver un docena de hombres que miden más de dos metros, pesan más de cien kilos y tienen uniformes y protectores que pesan unas 30 libras, moverse sobre el hielo sostenidos en una cuchilla con apenas milímetros de grosor a velocidades fabulosas, con la plasticidad de un bailarín de ballet, dominando un disco diminuto con un palo en forma de gancho dificilísimo de manejar.
¡A mi se me hace una combinación imposible!
Pero por si fuera poco, este deporte tiene una regla bastante particular, el boxeo hace parte integral del juego. Sucede que cuando un par de jugadores no se llevan bien y la testosterona ebulle pueden golpearse a placer hasta que uno de los dos caiga al hielo, en ese momento los jueces intervienen y separan a los gladiadores.
La penalidad por una pelea es de dos minutos fuera del hielo y se llama Powerplay, tras lo dos minutos pueden regresar al juego.
En la historia de la NHl hemos tenido golpeadores de leyenda, peleas históricas, sangre, sudor y lágrimas. Pero lo que pasó en el juego entre los Flyers de Filadelfia y los Senators de Ottawa sobrepasó todo lo antes visto.
Fue elegida por los aficionados, periodistas y jugadores de la NHL, como la mejor pelea de la historia.
A mi me parece fenomenal.